Follow by Email

jueves, 24 de mayo de 2012

En el Hospital de Santa Isabel, en el norte de Aracaju, Brasil, la semana pasada, un bebé de 14 libras fue decapitado mientras los médicos luchaban para que el parto fuera de forma natural.



 
La tragedia ocurrió después de que la madre, María Viera Alcilne Amoin,  de 22 años comenzara con el  trabajo de parto, al parecer se dio cuenta de que había un problema cuando oyó el  grito de un médico: “Marcos, ¿estás loco?”
Aparentemente, los hombros del bebé se atascaron  en el canal del parto y su cabeza fue separada de su cuerpo.
Amoin, quien es madre de otros tres hijos, fue trasladada de urgencia al quirófano donde se realizó una cesárea de emergencia para retirar el cuerpo del niño de su pelvis.
La prima de la mujer, Gilmara Azevedo dos Santos, dijo para  el canal 0′Globo: “Pasó por un gran sufrimiento, fueron  horas y horas de dolor y malestar, con los médicos  empujando desde  su estómago, intentando todo para hacer que el bebé salga”.
El Director del hospital de Santa Isabel, explicó que “el bebé ya estaba muerto antes del incidente”.
En la web del centro médico publicaron: “Hubo un problema con el hombro del bebé. A pesar de que la cabeza ya había pasado a través de la vagina de la madre, el cuerpo del niño no podía salir por la pelvis de la madre. Intentamos varios procedimientos quirúrgicos, pero la única solución fue eliminar la cabeza del bebé”.
La familia, desmiente la versión médica y acusan al equipo médico  de mala praxis, porque: “cuando llegó al hospital fue evaluada y el corazón del bebé latía normalmente. Esto demuestra que el bebé estaba vivo y no muerto como los doctores están diciendo”.
El cuerpito  del bebé se encuentra en la morgue del hospital esperando que se abra la investigación y  aclare las causas de su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario