Follow by Email

miércoles, 6 de junio de 2012

“La ‘grasa buena’ se activa con el frío, y no con efedrina.


 Según analizaron científicos  del Centro de Diabetes Joslin, en Estados Unidos, “La ‘grasa buena’ se activa con el frío, y no con efedrina. Este descubrimiento  podría ayudar a luchar contra la obesidad.
Los expertos explicaron  que, “mientras que un tipo de ‘grasa buena’ en el cuerpo puede ser activada por las bajas temperaturas, el medicamento efedrina no causa los mismos efectos”.
La investigación publicada  en  ‘PNAS’, conduciría  al desarrollo de fármacos, u otros métodos, destinados a la activación de la grasa buena, conocida como grasa parda, cuando se activa, la grasa parda quema calorías, y puede ayudar en la batalla contra la obesidad.
Aaron Cypess, investigador y médico del Centro Joslin destaca que “Creemos que los agentes que trabajan de manera similar al frío, en la activación de la grasa marrón, pueden proporcionar enfoques prometedores en la lucha contra la obesidad, y reducir al mínimo otros efectos secundarios. También, observamos  que la efedrina no consigue lo mismo que el frío”.
“La grasa parda se encuentra en los seres humanos, de forma natural, y consume calorías para generar calor. Estudios anteriores mostraron  que la grasa parda puede ser activada por exposición al frío, en un proceso llamado ‘termogénesis sin temblor’”.
Durante años, los expertos trataron de  encontrar maneras de activar la grasa parda.  La efedrina, un descongestionante y broncodilatador, se utiliza  para la pérdida de peso, debido a que aumenta el número de calorías quemadas.
Pero  tiene efectos secundarios, según el equipo:  En  el Centro Joslin se trabajó con 10 participantes, que recibieron inyecciones de efedrina, inyecciones de solución salina (control), o tuvieron que llevar chalecos de enfriamiento. Después de cada intervención, la actividad de la grasa parda se midió utilizando Tomografía por Emisión de Positrones/Tomografía Computarizada (PET / CT, por sus siglas en inglés).
Y se observó, según indica Cypess: “la actividad de la grasa parda no mostró cambios tras la inyección de efedrina y las inyecciones de solución salina. Sin embargo, después de que los sujetos llevaron chalecos de refrigeración durante dos horas, la actividad de esta grasa cambió de manera significativa”.
“Ambas intervenciones, las inyecciones de efedrina, y el uso de los chalecos de refrigeración, dieron lugar a la misma pérdida de calorías. Sin embargo, observamos que la efedrina no estaba usando la grasa parda para quemar calorías -esta es la primera vez que se observa que la efedrina no activa la grasa parda”.
“La exposición al frío estimula el gasto de energía a través de la grasa parda, lo que sugiere que el frío activa vías simpáticas específicas. Los agentes que imitan la activación de la grasa parda mediante el frío podrían proporcionar un enfoque prometedor para el tratamiento de la obesidad, y reducir al mínimo los efectos secundarios”.
  Los  resultados: “Las compañías farmacéuticas lo tendrán más fácil para encontrar agentes que estimulen la grasa marrón, y ayudar, así, a las personas a perder peso. Un método podría ser, simplemente, el diseño de chalecos de enfriamiento para ayudar a la pérdida de peso. Un estudio futuro probará los chalecos en sujetos, durante varias semanas, para comprobar si, así, pueden obtener los mismos beneficios para la salud que proporcionan varias semanas de ejercicio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario