Follow by Email

lunes, 5 de noviembre de 2012

Millones de personas en todo el mundo sufren de una adicción y a menudo dolorosa: morderse las uñas.



Puede ser  más difícil dejar de fumar, pero a menudo se pasa por alto este  hábito relativamente benigno.
Médicos expertos tomaron  una mirada más cercana a la adicción y decidieron  cambiar su clasificación de un mero hábito a un pleno trastorno obsesivo-compulsivo.
La Asociación Psiquiátrica Americana se está preparando para cambiar la designación de ‘uña mordida’, a ‘trastorno obsesivo compulsivo’ en su próxima edición del diagnóstico y Manual estadístico de los trastornos mentales, según  informó NBC News.
Están  asociados a este trastorno el lavado repetitivo de las manos  y tirarse del pelo. La enfermedad se caracteriza por pensamientos irracionales y miedos que conducen a tales comportamientos repetitivos.
Carol Mathews, M.D.  psiquiatra en la Universidad de California, San Francisco, dijo a NBC News: “Morderse las uñas  es un trastorno que está perjudicando,  y cumple con cierto nivel de severidad clínica”.
“El hábito se vuelve destructivo, perjudicando el uso de las manos o conduce a infecciones repetidas”.
“Los  dedos pueden infectarse, pero más a menudo, el hábito lleva a un mayor riesgo de contraer resfriados y otras enfermedades porque fomenta la propagación de gérmenes que se transmiten por  los labios y la boca”.
“Se recomienda ponerse en los dedos  jugo de limón, salsa picante o curitas y mantener sus manos arregladas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario