Follow by Email

domingo, 26 de febrero de 2012

MIS EXPERIENCIAS EN LA PREVENCION DEL ALZHEIMER .


leer todo vale la pena

El artículo publicado parecía muy útil:


"El simple hecho de cambiar de mano para cepillar los dientes,
contrariando su rutina y obligando la estimulación del cerebro, es una
nueva técnica para mejorar la concentración, entrenando la creatividad y la
inteligencia y así realiza un ejercicio de Neuróbica.


Un descubrimiento dentro de la "Neurociencia", revela que el cerebro
mantiene capacidad extraordinaria de crecer y mudar el padrón de sus
conexiones. Los autores de este descubrimiento, Lawrence Katz y Manning
Rubin (2000), revelan que Neuróbica, o la "aeróbica de las neuronas" es una
nueva forma de ejercicio cerebral, proyectada para mantener al cerebro ágil
y saludable, creando nuevos y diferentes padrones de actividades de las
neuronas de su cerebro.


Cerca de 80% de nuestro día a día, está ocupada por rutinas, que a pesar de
tener la ventaja de reducir el esfuerzo intelectual, esconden un efecto
perverso: limitan al cerebro.


Para contrariar esta tendencia, es necesario practicar ejercicios
"cerebrales", que hacen a las personas pensar solamente en lo que están
haciendo, concentrándose en esa tarea. El desafío de Neuróbica, es hacer
todo aquello contraria a la rutina, obligando al cerebro a un trabajo
adicional.

Alguno de los ejercicios:

-  Use el reloj en el pulso contrario al que normalmente lo usa;
-  Cepíllese los dientes con la mano contraria al de costumbre:
-  Camine por la casa, de espalda (en la China, esta rutina lo practican en
los parques);
-  Vístase con los ojos cerrados;
-  Estimule el paladar con cosas diferentes;
-  Vea las fotos, de cabeza para abajo (o las fotos, o usted);
-  Mire la hora, en el espejo;
-  Cambie de camino para ir y volver del trabajo;
-  Muchos otros, dependiendo de su inventiva.

La idea es cambiar el comportamiento de rutina. Tiente hacer algunas cosas
diferentes, con su otro lado del cerebro, estimulándolo de esa manera.
¡Vale la pena probar!

¿Que tal si comienza practicando ahora, cambiando de mano el manejo del
Mouse y enviando ahora a sus amigos, este mensaje… usando el Mouse, con la
otra mano?"


Sigan las instrucciones, se lo recomiendo. Aunque yo tuve algunas
dificultades, a saber:

Cambié el reloj de muñeca y cada vez que me preguntan la hora y miro
automáticamente la muñeca izquierda, me ponen cara de "¿éste es pelotudo o
tiene Alzheimer?".
Intenté manejar el cepillo de dientes con la zurda: lo agarré por las
cerdas y le puse pasta a la punta de plástico. Me quedaron las encías a la
miseria.
Caminé de espaldas por mi casa (cuando no había nadie, claro, para que no
me tomen por pirunchi), pisé un juguete de mis nietas y me fui al carajo.
Tuve que esperar que regresara mi mujer para que me ayudase a levantarme.
¡Me cago en los chinos!
Me vestí con los ojos cerrados: me puse el calzoncillo que me había quitado
la noche anterior (duermo en bolas) y que había dejado para lavar (y bien
que lo necesitaba…), y me calcé mocasines de distinto color.
Quise estimular el paladar con cosas diferentes y me agarré un pedo morboso
con grappa Chisotti.
Si pudiera ponerme de cabeza laburaría en un circo, así que intenté girar
180 grados las fotos de la compu, pero como, en cumplimiento de estas sanas
directivas, manejé el mouse con la puta zurda, borré gran parte del archivo
de fotos (¡mi hija me va a matar!).
Casi ni veo la hora en mi reloj... ¡y pretenden que la mire en el espejo!
Me equivoqué, y en lugar de cambiar de camino para ir y volver del trabajo,
cambié de lugar de trabajo. Fui al anterior y me sacaron cagando.
Por último, mandé este mensaje tratando de dominar el puto ratón con la
reputa zurda e incluí en la lista por error a todo el Directorio de la
empresa. Al rato me llamó mi gerente para preguntarme si siempre fui así de
pelotudo o si estoy haciendo un master.


Déjenme de joder, seguiré con mis rutinas, total, el Alzheimer no es tan
jodido: pasás a ser un pelotudo más, y ni siquiera te das cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario